Serie de intervenciones poéticas realizadas en el contexto urbano de Guayaquil. Uso las alambradas que protegen los espacios privados como soportes de estas páginas que se parecen cada vez más a pieles que se arrancan a partir de su enganche a las púas.  

Acción en calles Córdova, Junión, Rocafuerte, Río Guayas y Numa Pompilio. 

del 1 al 6 de marzo 2019. 

Capítulo de la calle Rocafuerte.

1 -3 de marzo  2019. 

-I-.

Hasta el óxido me cuelgan las púas y se mecen

hasta el óxido en lianas que amenazan con ceniza

púas que fueron expertas en sujetar vigas 

carcomidas por gusanos

que habitan el corazón de la madera

vigas que fueron fuertes o que lo parecían

en tumbados engrosados por capas discontinuas 

de grietas y de prisa.

 

Hay simientes que brotan vivas de basura amontonada durante días

durante años, durante décadas o siglos

¿habrá minutos, segundos luz?

Basura milenaria ante las puertas

y hay simientes 

que brotan vivas desde ventanas sin sentido

que conservan sólo el marco. 

 

Ay, Guayaquil, cuánto me debes

qué largas son las sombras que te pueblan cada tramo 

y que yo descubro a medias a medida

que me pasas por la cara y te me aferras

sombras chuecas, sombras blandas, derramadas

con olor a sangre y a pis seco

sombras atravesadas de púas que son las mías

que son huecos afilados

y que no me rozarían tan siquiera

de evitar yo pasar por esta calle de seguido.

-II-.

Ya estaba dispuesta a desplegarme

según un contorno cualquiera

llegando a todos los bordes

devorando las resistencias.

 

Con el corazón en la cabeza

hablaba de tiempos y trucos

y creía a ciencia cierta

que me sobraban los unos. 

 

Cada día una certeza

se agrietaba otra caía

y los ojos como platos

sonreían todo el rato

 

las manos como rojas y ateridas

sin embargo, fondos, perspectivas

que se abrían

capas, veladuras, todas seguidas

 

amontonadas sin aire.

 

-III-

Desde que me observas he aprendido

a ponerme en contacto con tus calles

a escuchar todos los ruidos que haces

a habitarte a tu aire. 

-IV-

Me dueles, Guayaquil, porque me debes

un respiro

-V-

Si al final no termina de caer y permanece

entonces, dime, entonces qué

 

-VI-

Alma azul, tierra blanda

llora aquí conmigo

alma de agua

llora furiosa

corre a las ratas.

 

Alma azul, tierra blanda

tiembla aquí conmigo

tierra plástica

alma anegada

llora tu rabia

corre a tu cauce

limpia tus calles.

 

-VII-

Te me acercas por donde pincha

¿por qué no te vuelcas?

aire suave

fresco invierno farragoso

aquí entre tú y tus cementos

desplomados. 

 

-VIII-

constante y sonante el metro

la avaricia del cercado

y su todo alrededor

bien ordenado

 

nada de jugos gástricos

en este juego. 

 

-IX-

Terca, como una mula

amurallada amanece

cerrada en sí. 

 

Ni los monos pueden 

soltarla. 

 

Guayaquil, oh Guayaquil.

 

-X-

Las invasiones humanas

se recortan en lo alto

 

desde abajo contraatacan

los fangos invadidos y tiemblan

desde temprano

 

y no es de frío, amigo

y no es de miedo

temblor de niños.

 

-XII-

Aquí no hay recorrido

aquí se enciende y se apaga el sol

sin dejar sombra ninguna

en la que refrescarse

los ojos

se secan de cemento

y arena

sin mar

y la brisa del río

huele a muerto

y a secreto. 

 

-XIII-

Tiempo, tiempo: ruinas

y no sabemos nada

a pedazos se desmorona

lo que las personas levantan

ladrillo a ladrillo de barro seco. 

 

 

Capítulo de la calle Córdova.

3-6 de maro 2019

-I-

Este al fin es mi sabor, mi olor

mi destierro caliente, cocido y recocido

bajo un sol que trata de esconderse

sobre un madero salado al que guía la corriente

de un rio

En Guayaquil

no hay mejor estación que el mediodía

parado, suspendido, durante todas las horas de luz 

para fundirse a su contrario de repente

sombra lunar de palmeras y casas de cemento

 

las calles abiertas, desiertas, abandonaron a las mujeres

los ritmos voluminosos y los rituales sadomasoquistas

nunca tendremos bastante droga en los ojos

nunca acertarán las prospecciones profilácticas

sobre (nos)otrxs.

-II-

La palabra, palabra, 

es un gesto de hendidura

la escritura, palabra, 

cicatriza y se resbala

con la piel cada siete años

 

exudada vomita con ella

la caspa y se ventila

 

infinita capacidad de reiniciarse

han de prepararse los humanos.

 

-III-

No, ya no sueño contigo

ahora te sufro en la lúcida 

embriaguez del café

que me abre las pieles

al maullar del coro 

de gatas hambrientas

de gatos desesperados 

que dan vueltas

Tu sombra crece a mediodía

y me inmiscuye

en veremos qué pasa

y otros cuentos

 

No me es dado 

hoy ir más allá de este día

y aquí muy cerca me recojo

del frío y del miedo

 

la estupidez humana

es afilada

y transparente

capea, capea

que te pilla el toro

 

al temporal

es mejor verlo por fuera,

a cobijo.

 

-IV-

me asusta pensar en lo frío

en la indolencia ante todo

en lo cerrado del alma

de los otros

 

me asusta pensar en los otros

me es imposible

llegarles ni un poco

 

nos chifla inducir

a creer 

que es vital

no sentir a la vez

sino estar sintiendo lo mismo

 

pero lo milagroso 

se nos escapa

porque la maravilla

decidió marcharse

 

y desde entonces

se repite

el otro impasible

muro o roca.

-V-

Amenaza el rayo 

con el momento justo e impredecible

que se nos imponga

temporal el aguacero 

 

…entonces, nada disminuye

ni la sombra más mínima

se guarece

 

la co-incidencia de múltiples factores, no tengan ustedes duda, es clave

y la extensión sedienta de esta máxima no cesa

 

-VI-

De cartónpiedra me parecen las personas

cuando las conozco

 

de hábitos livianos

con los que nos enganchamos

a distintas plataformas 

que nos soportan en pedestal 

o abismo

me dan nauseas

 

tenemos poderes fríos de cuchillo

que me asustan desde niña

-VII-

Traigo ahora y a aquí

el material todito

a ver si se compone

y forma un nicho

para estar

en cierto orden

 

a cada trazo

digital le sigue otro

la corriente

 

te educan el gusto y tú asientes

conducen tu fuente y tú entiendes

la llamada firme

¡A las órdenes! falta: “mi cliente”

-VIII-

Sabotearás mis madrugadas hasta cuando

azul asombrar 

en rectitudes oblicuas 

las noches de asfalto

 

cumplir el mandato

el loop obligado.

 

-IX-

lo trans es un virus, se contagia

cuidado con respirar

cerca de un trans

 

el virus que devoramos nos transforma

cuidado con respirar.

-X-

Capaz que te quedas contenta

en sintonía

agonía sintética

explosiva

 

pero dura un momento

sí cachas?

y en desvanecerse 

te voltea con respecto a todo

de modo que te escupe

 

no tengas más remedio

que aplicarle

quédate un momento al día

sola

 

-XI-

diría cosas distintas

en diferentes contextos

con pie en las locuciones

desnudas, adversas 

de cualquiera 

que hablase primero

 

pero aquí no hay primero

y esta vez inaugura 

con una botella que estalla 

en el lomo de un barco viejo

que olvidó de dónde viene

y encallado

sin posibilidad de salir

en la mitad de Guayaquil. 

-XII-

Suave, a contrabando

yo primero, amigo, disculpe

ayúdeme diosito

chucha, sí cachas?

Capítulo de la C/junin

05 de marzo 2019

 

-I-

Quiebre, retorcimiento

en el abismo, 

nada de caída lisa

laberinto replegado en sí

infinitas veces

 

-II-

Desarreglada 

la respuesta me supo 

a metal trabajado 

hasta parecer agua

parece, siempre parece

-elfo- no lo dudo

y las fachadas relucidas para la lluvia inminente

que nunca dejará de batirse 

contra el cemento de las aceras y

el relucido de los muros

ni de repicar al contacto de los tejados de chapa. 

 

-III-

El espectáculo de los contenedores de agua

en el skyline encogido

que se ve desde aquí

inexorablemente. 

 

la nube baja y ensombrecida

que agita las hojas de la palmera extranjera

 

nada me tiene, todo me deja

ser con un pie fuera

 

-IV-

Calculé el tiempo, 

la medida, la distancia, 

calculé el índice de variación

milimétricamente, al segundo

y me supo a poco

 

-V-

No creo que pueda 

a nadie llegar a dirigirme

y me es igual

el accionarse del cincelador

de la gubia

de las distintas gubias

eso es lo que me interesa

ponerla en marcha

sufrirla mientras procede

y respirar después si aún se puede. 

 

-VI-

A un pájaro guayaco 

le dicté al oído 

como un papagayo

todo cuanto había aprendido

Así se cortó 

mi cólico metafísico

él lo olvidó enseguida

en cambio yo no lo consigo.

 

-VII-

Diseccionada mil veces

sobre el papel 

la palabra

su proveniencia

su destino

 

Otra cosa es hablarla

trazarla

convocarla

dejar que se configure

que se conforme

que se vaya

 

Arriba y abajo el guayas. 

 

-I-

Nace sólido, parece

sólo una pared en blanco

y el descalabro asegurado. 

 

Todo es agua mansa

y superficie atravesada 

a la mirada.

-II-

Así rasgadas las vestiduras 

y al aire la herida

la intimidad

política

en la que nos encontramos todes

haciendo de las nuestras

existe el otro?

y yo?

¿te adueñaste ya de tu dolor?

-III-

Del mar el silencio 

al mar, al mar

que van

pasan y a lo lejos

la ciudad.

-IV-

Todo este atragantamiento 

que me tengo que sacar

literal 

tan al pie de la letra

sintagma a sintagma

 

empezar, por ejemplo

la noche está tranquila 

cada cual a su sueño

si por casualidad 

alguien se cruza

-hasta luego!

 

pero…y….

qué será de nuestros sueños…

-V-

Literal, segundo intento

arrancados sin cuidado

a tijeretazo ciego

a trasquilones

como el pelo

-VI-

restos. 

En su gran laboratorio estamos presxs

nos miden las pulsaciones y el iris

nos meten y nos sacan de máquinas expendedoras de datos

nos conectan o se abstienen y morimos

 

 

Rezumante grado crítico

en condensación exacta, plástica

a veces abrir por el que emana

a veces nada

rezumantes y sarcásticas

 

-VII-

Y desde aquí, atalaya improvisada

ir yo a encontrarte

Inesperado-lo!

que huidizo dios por estos lares

cuéntanos, cuéntanos

por favor. 

 

-VIII-

Evoquemos desde ahora no otro tiempo 

sino el nuestro

tiempo ahora

 

matriz de las cosas todas

las más o menos presentes

y las que se extrañan

 

-IX-

tenerse a una misma

revuelca y derrama

los senos se emancipan

y amamantan cualquier boca

el sexo desmiente el discurso del día

te pones caprichosa todas las heridas te lastiman:

las grietas en las rocas las ventanas

las piezas recortadas

arrancadas sin concierto

las capas que no cesan

como páginas

 

-X-

Se destinan dos arbitrariedades, se prometen 

la una a la otra

el palo que sostiene la propia vela 

y claro, ciertamente, no hay manera

  

 © 2019 by Crista Mora with Wix.com